Representación instantánea.

Imagina que en vez de ser un pedazo de papel echado en una urna, tu voto es un testigo de madera en cuyo interior está escrito tu nombre a fuego. Sólo tú lo conoces, pero puedes en cualquier momento comprobar y demostrar que es tuyo.

Las elecciones serían una especie de mercadillo constante en las que los políticos se pelearían para ganar tu voto y con él se comprometerían a representar una u otra opción de la ciudadanía, e irían recogiendo en cestas o carretillas los trocitos de madera que nosotros les entregásemos. Estos mágicos trozos de madera les darían inmediatamente un poder proporcional a su número, y llevándolos consigo se dirigirían al foro para defender los intereses de quienes en ellos hubiesen confiado. Para hacerlo se sentarían encima de su montaña de testigos, la altura desde la que hablasen sería un claro signo de la importancia de sus palabras y el peso de sus argumentos. En democracia, al fin y al cabo, lo único que importa es el número de individuos que respaldan una idea. Esto puede ser chocante, pero es así, simple y llanamente.

Imagina también que puedes sentarte a contemplar el debate como si de un juego más se tratase, para escuchar y observar lo que, sentado sobre su montón de testigos, el político a quien le has entregado tu voz dice y hace en tu nombre. Imagina que no te parece bien. Imagina que no hace lo que prometió, que te sientes traicionado. Entonces, sin necesidad siquiera de enfurecerte, haciendo valer tu poder sobre tu testigo, lo reclamas mágicamente a tus manos y desaparece de debajo de las posaderas del traidor. Lo haces en ese instante, sin esperar cuatro años. Imagina que todos los que se sienten traicionados hacen lo mismo, y que la montaña de testigos desde la que el politicastro de turno violaba el espíritu de la democracia se desvanece bajo sus pies dejándolo en el suelo, o sobre una triste montaña de los testigos de sus acólitos, rodeado de la carcajada unísona del pueblo que se sabe dueño de su voto. ¿No te parece maravilloso?

Eso es la democracia total. Una democracia instantánea.

Quizá no existen mágicos pedacitos de madera que vuelen a nuestras manos cuando los invocamos, pero afortunadamente para la democracia futura, estamos en el siglo XXI. Tu voto puede ser una clave que prestas a una u otra persona para que te represente, un código que controlas desde tu ordenador, desde tu teléfono o desde el de una amiga, desde el ciber de la esquina. No es tan difícil de imaginar. No es tan difícil de realizar. Hoy en día la representatividad instantánea, el voto mágico, no es una utopía, si no una elección posible.

Si tú eres una de esas personas capaces de poner en marcha un mecanismo semejante, en tus manos está ayudarnos a cambiar el mundo. Si para tí el programar un servidor es un juego de niños, si te mueves en la red como pez en el agua, trabajas en una organización de software libre, ¿a qué esperas para empezar a hacerlo? En vez de sentirte impotente ante los sucedáneos de democracias en las que vivimos, empieza a darle vueltas a la idea. SI no se te ocurre nada, sigue leyendo las próximas semanas. Si ya has tenido una idea, haz un prototipo. Conviértelo en un juego, basta que, a modo de experimento, empecemos a usar un sistema parecido para que la bola de nieve empiece a crecer. Desde que el primer sistema de representatividad instantánea esté en marcha hasta que la democracia total sea la forma de gobierno en Europa no hay más que un pequeño paso. Puedes dar el paso y hacer que ocurra, o ver como ocurre, porque va a ocurrir. Elige.

Puede que sepas poco o nada de informática, no importa. ¿Conoces a alguien que sea capaz de ponerse en marcha? Anímale a que lo haga, a que se ponga a la labor. ¿No lo conoces? Tampoco importa. Haz circular el mensaje, reflexiona sobre todo esto y discútelo con los que te rodean. En las próximas semanas, si lees este blog, espero que tengas argumentos para convencer a cualquiera que crea en la igualdad, de que en el siglo XXI en Europa sólo la Democracia Total tiene sentido. Atrévete a creer que nuestra sociedad se puede gobernarse a sí misma. Atrévete a hacerlo realidad.

La Democracia Total ha llegado para quedarse, bienvenida.

Paz, salud y democracia.

Anuncios

Un pensamiento en “Representación instantánea.

  1. Pingback: representantes.org | Democracia Total

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s