El gobierno de las ideas

Estamos acostumbrados a que nos gobiernen personas. Esto es herencia de los tiempos en que la unidad de un territorio estaba basada en fuerza, y ésta en la capacidad de unos para obligar a otros a ejercerla en su nombre, pero afortunadamente, en los tiempos de la democracia total todo esto es pasado. La mayoría debe elegir entre ideas, no entre dueños.

¿Qué te hace pensar que una sola persona tiene el mejor criterio para decidir qué es lo mejor en sanidad, qué es lo mejor en medio ambiente, qué es lo mejor en economía o qué es lo mejor para que todos seamos felices? ¿Te parece acaso que alguno de los gobernantes de tu país ha estado siquiera remotamente cerca de esta figura de gobernante ideal?

Con muy buena intención se le puede suponer que en pro de la mayoría consultará con los expertos para tomar las decisiones adecuadas. Pero aún así, ¿con qué expertos consultará? ¿No te parece que es empezar la casa por el tejado? En democracia total se hacen las cosas de manera diferente: no son las personas las que gobiernan, sino las ideas. Las personas están ahí para dar forma a las ideas, para elaborarlas, para encontrar nuevas ideas que aglutinen más y más apoyo, para que alcancen mayorías, y sea la mayoría la que gobierne los destinos del mundo.

Para gobernar un Estado hace falta tener en cuenta muchos aspectos de la vida. Nadie es capaz de entender el problema en su conjunto con el nivel de detalle necesario. Sin embargo el conocimiento distribuido entre los expertos de todos los aspectos de la sociedad es monumental. Existen personas que viven en contacto diario con algo, existen personas que se han dedicado a estudiarlo y tienen la capacidad analizarlo, existen personas a las que simplemente les interesa este aspecto y les gusta elucubrar sobre ello. En definitiva, sobre cada aspecto de la vida social y económica existen personas que tiene una opinión relevante. Estas son las personas que deben debatir sobre las soluciones prácticas a tomar al respecto.

El debate político no debe empezar en las oficinas de los partidos cuando se elaboran los programas electorales. El debate político ha de brotar de las discusiones técnicas y prácticas entre los implicados, entre los expertos, entre los interesado, y de ese debate han de surgir las opciones entre las cuales los ciudadanos han de elegir. ¿Cómo?

La articulación del debate político será objeto de varias entradas de este blog, pero por ahora, para simplificar, pensemos que se habla sólo de dos cosas. De sanidad y medio ambiente. ¿Por qué tener que elegir a una persona que te represente en dos campos tan dispares? ¿Por qué tener que elegir entre varios programas, cada uno de los cuales asocia una opción en sanidad, de forma inseparable, a una opción en medio ambiente? ¿Por qué no poder elegir libremente lo que consideras más oportuno en cada campo? Eso es democracia total. Libertad de elección. No verse atado a listas o programas electorales, a preconceptos ideológicos.

En un sistema de representación instantánea no tiene que existir una sola pirámide de representación. Pueden existir múltiples pirámides en las que se discutan distintos temas y en las que se tomen decisiones de distinta índole.

Esto nos plantea dos problemas. El primero es determinar cuántas pirámides de representación son necesarias para gobernar un estado de diez mil millones de habitantes. El segundo, cómo se relacionan las pirámides entre sí. Es decir, ante la disponibilidad de una cantidad finita de recursos, cuántos se destinan a sanidad y cuantos a medio ambiente. ¿Quién y cómo se toman esas decisiones? En la respuesta a estas dos preguntas descansa la posibilidad de establecer en la práctica la democracia total. En este blog encontrarás, en las próximas semanas, propuestas sencillas y concretas, que nos permitirían comenzar a caminar el camino de la democracia total

Por si todavía no te lo has creído todavía, quiero repetirte que la democracia total ya ha nacido. Cuánto tarde en hacerse realidad, cuánto tarde en ser la forma de gobierno en Europa o de otro lugar depende sólo de lo que tú hagas. Tú, la mayoría. Corre la voz, discute, reflexiona. Movilízate por la paz y el diálogo.

Paz, salud y democracia.

Anuncios

2 pensamientos en “El gobierno de las ideas

  1. Pingback: representantes.org | Democracia Total

  2. Pingback: Democracia Total 2017 | Democracia Total

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s