La propiedad y la democracia.

¿Qué quiere decir que algo es tuyo? ¿Qué quiere decir que algo te pertenece? Tienes la sensación de que lo que es tuyo es tuyo y nada más, que nadie te lo puede arrebatar, pero sin embargo esto no es así, y la definición de la RAE lo deja muy claro:

Propiedad: Derecho o facultad de poseer alguien algo y poder disponer de ello dentro de los límites legales.

Es decir, lo que es tuyo lo es sólo dentro de los límites que establece la ley. La ley es el conjunto de normas, dentro del pacto social, cuyo cumplimiento es susceptible de ser forzado de forma coercitiva o violenta por el estado. En una democracia real la ley es resultado de decisiones mayoritarias y que de una forma o de otra deberían ser tomadas para lograr el beneficio material o moral de la mayoría.

Si vas a trabajar cuarenta horas por semana durante once meses al año, o incluso más, tienes que aceptar que, por decisión democrática, parte de lo que ganas no es tuyo, sino que pertenece al estado. Lo puedes aceptar como algo bueno, puesto que es imprescindible para el desarrollo de nuestra sociedad en su conjunto, o lo puedes ver como que el estado, algo ajeno a ti, te roba lo tuyo, es cosa tuya. La ley es la ley.

Lo curioso es que esa misma ley hace posible que un tipo, sentado en una hamaca en la cubierta de su yate, sin hacer absolutamente nada para ello, pueda observar la cuantía de sus posesiones aumentar ante sus ojos por la simple razón de que sus propiedades producen réditos por sí mismas. Fantástico.

¿Y a ti te parece bien esa ley? Puede llegar el momento de asustarse, de pensar que dentro de este blog que en principio trata sólo de la consecución de nuevos mecanismos de gobierno participativo que resulten en una democracia total empiece a derivar por la “oscura” senda del comunismo y las opciones radicales, pero no es así. A lo que quiero llegar es a que las leyes que nos gobiernan no están hechas por y para el pueblo, sino por y para las clases dominantes, las cuales a medida que las clases trabajadoras se ha convertido en clases medias, y a medida que las sociedad ha sido capaz de organizarse y movilizarse como resultado de la alfabetización, han tenido que hacer algunas concesiones. Pero no muchas.

Nosotros, la mayoría, aceptamos que mientras hay gente que no tiene donde caerse muerta, una docena de los grandes latifundistas de España posean conjuntamente propiedades del orden de magnitud de toda una provincia. Que posean al fin y al cabo, entre una docena de individuos, la misma tierra que un millón de nosotros posee. Es su propiedad porque la ley que votamos se la reconoce. ¿Pero acaso has tenido alguna vez la ocasión de votar que no sea así? ¿Acaso has podido votar que los banqueros paguen impuestos igual que tú? ¿Acaso has podido votar que los parlamentarios dejen de estar aforados y menos expuestos a la fuerza de la ley que tú? ¿Acaso has podido votar cualquier propuesta que te iguale a los poderosos? ¿Has podido votar una ley sobre los desahucios?

No. Y mientras no cambie el sistema nunca lo harás. Por eso necesitas una democracia total, una democracia donde no sólo tengas el derecho a votar cada ley, sino mucho más importante, a contribuir directamente a la construcción del debate político, a decidir qué se vota. La clave de la democracia real no es el derecho al sufragio, sino el derecho a la construcción del debate y ese será el contenido de mis próximas entradas.

Yo no sé con certeza si la acumulación de capital en unas pocas manos es buena o mala, aunque tengo mi opinión al respecto. Lo que tengo muy claro es que, mientras la masa gobernada no sea la que de forma efectiva controla el gobierno, ni esta, ni otras cuestiones serán puestas en tela de juicio. Para que cambien las cosas en el mundo el poder debe pasar de las oligarquías, y de las clases políticas, a la mayoría. A ti y a mí. Para cambiar las cosas de forma pacífica y definitiva hace falta que logremos construir una democracia total.

Salud, paz y democracia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s