¿La violencia como solución?

Hoy escribo otro post, me urge, uno que se sale quizá un poco de la linea. Los que me conocen se preguntarán cómo es posible que ahora me dedique a la política, que un cínico como yo intente crear un movimiento político capaz de cambiar la sociedad en la que vivimos. Es muy sencillo, me da miedo la violencia. Quiero acabar con toda forma de violencia, querría, anular su posibilidad si ello estuviese en mis manos. Quiero acabar con la violencia con que el capital oprime a los trabajadores, con la violencia con la que el estado reprime las manifestaciones pacíficas, y quiero acabar con los brotes de violencia que pueden surgir del pueblo para acabar con estas y otras formas de violencia que se ejercen sobre él. No digo que no esté justificada la violencia hoy en día, no quiero ni siquiera entrar a discutir ese punto, pero tal y como dije en mi primera entrada, la violencia sólo engendra violencia.

Hay para mañana convocado un asedio al congreso. No falta razones para hacerlo, me temo, para sacar de sus sillas a los que, aprovechándose de la connivencia o impotencia del poder judicial se dedican a robarnos a espuertas con una u otra excusa, y lo que es peor, para y por dictado de otros. Es muy ilustrativo escuchar a Chomsky a este respecto, pero no voy a repetir lo que ya sabéis. Mi problema no es tanto la legitimidad o no de este tipo de actividades en un país en el que un transfuga se permite otorgar el poder a una Esperanza Aguirre que el pueblo de Madrid no eligió, en un país donde el fiscal general del estado se dedica a tapar la corrupción del partido en el poder, en un país donde la independencia de los jueces es un mito en el que ya nadie cree. Quizá sea legítimo echarse a la calle y luchar para cambiar las cosas… ¿Pero entonces qué? ¿ Qué viene después? ¿Qué tipo de sistema? ¿Un terror a la francesa, una revolución cultural o uno planes quinquenales estalinistas.?

Antes de intentar cambiar las cosas es necesario tener una alternativa. Sin ideas mejores que las que hay ahora, que nadie sueñe que la violencia, por si sola, va a arreglar las cosas. La violencia puede hacer que, aparentemente, cambie de manos el poder, pero no va a cambiar la naturaleza del poder.

Para cambiar la naturaleza del poder, para hacer que el poder recaiga en las mayorías y se ejerza por y para las mayorías, hace falta un sistema que sea resistente a la corrupción por parte del capital. Si conoces otra iniciativa semejante o mejor que Democracia Real, dímelo, yo me apunto y aunamos esfuerzos, pero si no, es el momento de apoyar este proyecto, de difundirlo de convertirlo en realidad. Es el momento de crear alternativas, algoritmos democráticos que den esperanza a la paz y borren del imaginario colectivo el camino de la violencia. Recuerda que la idea de democracia total, no es apoyar una u otra ideología, es desarrollar un nuevo método para ejercer la democracia que esté a la altura de los medios de los que disponemos, a la altura de nuestros tiempos. ¿Acaso el capital no se ha modernizado? ¿Acaso no son robots los que compren y venden en bolsa la vida de millones de trabajadores?

Gracias por tu apoyo. Tus hijos te lo agradecerán, espero.

Salud,paz y democracia.

Anuncios