Unicavox

Cita de el pais El País:

Esta, en realidad, es la historia de cómo el invento de un treintañero italiano está cambiando la manera de hacer política. Su nombre es Stefano Boggi. Es de Falconara, para más señas, un pueblo de 27.000 habitantes del centro-este de Italia, y no milita en ningún partido. Pero hace cinco meses puso al servicio del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo su herramienta, un programa informático pensado para ejercer la democracia directa que llamó Unicavox. Una especie de medidor de popularidad de iniciativas políticas basado en algoritmos con el que cualquiera puede realizar propuestas y ver el grado de aceptación pública que tienen. Pulgar hacia arriba o pulgar hacia abajo. Un clic, un voto.”

Claramente parece que en la sociedad italiana, ampliamente infrademocratizada, la aparición de la plataforma Unicavox ha producido un fenomeno de “cristalización” repentino que se ha extendido al 25 % del electorado. Me produce una gran ilusión el darme cuenta de que realmente la democracia total no está tan lejos. Sólo se trata de crear ese cristal, sólo se trata de definir y poner en marcha un algoritmo capaz de producir decisiones de forma igualitaria, capaz de corregirse a si mismo mediante esas decisiones siguiendo métodos totalmente democráticos, y de ponerlo en funcionamiento.

La crítica que desde muchos sitios recibe el movimiento 5S es que depende excesivamente de la personalidad de Beppe Grillo. Aunque sus programas, propuestas y decisiones surgen de la plataforma Unica Vox, no se producen automáticamente, se basan en propuestas que unos hacen y que alcanzan, o no, popularidad, pero la plataforma carece de la capacidad de articular el debate social de la forma en que creo se eliminaría la necesidad de un Beppe Grillo. Es decir, creo que es algo fantástico, pero creo en que se puede seguir desarrollando, se puede publicar en muchos idiomas, se pueden integrar todos los dicursos de todas la naciones, trascendiendo la nacionalidad de sus participantes, y realmente construir una Europa genuinamente democrática alrededor de una Unicavox 2.0. O un Brasil, o una Rusia, o un Irán. ¿Quien tendrá el indudable honor de ser el primero?

Salud, paz y democracia.

Anuncios