representantes.org

Tal y com hemos visto hasta ahora, la clave de cualquier sistema democrático es el algoritmo de representación que lo sustenta. En el algoritmo que se propone para la democracia total este sistema se basa en la existencia de los testigos mágicos que cada ciudadano puede entregar a otro representante por el tiempo que desee. Estos representantes pueden entregárselo a otros representantes de jerarquía inferior y así sucesivamente para posibilitar el diálogo social. Vamos a almacenar todas estas relaciones de representación en un sitio web podríamos llamar llamar “representantes.org”. Este será el primero de los sistemas a desarrollar de la plataforma democracia total, será la referencia de todos los otros sistemas textuales, gráficos o audiovisuales de interacción masiva que desarrollaremos con el tiempo y será en definitiva la piedra angular del proyecto.

Recordemos las funciones que este sitio web debe ofrecer:

– Representación instantánea
– Representación piramidal
– Representación múltiple en los distintos campos del debate público

Para entender como funcionaría representantes.org, imagina que también existe otro sitio web, llamado lapalabra.org, que es un foro gráfico que se utiliza para articular el debate político. Obviamente, cualquier otra plataforma democrática podrá hacer uso de representantes.org, pero dejemos este asunto para otro momento.

Imagina que eres usuario de lapalabra.org, que realmente te interesa la legislación sobre energías renovables y que de una forma o de otra tus ideas han logrado el apoyo de, pongamos, diez mil personas. Algunas te apoyan directamente a ti, otras te han cedido los testigos de las personas que se los entregaron. Cada vez que en el debate de las energías renovables en el que estás tomando parte realizas una acción en lapalabra.org, esa acción se verá potencialmente multiplicada por el número de testigos que custodias, es decir, las mil personas a las que representas.

Veamos como sucede esto: cuando realizas una acción de lapalabra.org este sitio web le envía una consulta a representantes.org indicando tu código de usuario, el tema en el que has realizado la acción y la relevancia que tiene esta acción (si es opinión votación o ya veremos qué). Inmediatamente representantes.org estudia sus tablas de representación y comunica a todos los usuarios que lo deseen, de acuerdo a como cada uno haya configurado su perfil, que acción va a ser realizada en su nombre. Empieza a contar el tiempo de validación durante el cual representantes de orden superior o usuarios finales pueden retirarte la custodia de su testigo o permitirte seguir adelante. Terminado el periodo de validación representantes.org envía un mensaje a lapalabra.org en el cual, responde a su consulta comunicando cuanto “peso” tiene la acción que has realizado. Es decir, a cuantos individuos representas con ello.

Este proceso se implementa en una base de datos con una table de usuarios y una o más tablas de relaciones de representación. En la tabla de usuarios tenemos datos sobre cómo quiere ser consultado cada cual para validar su apoyo hacia tu acción. En las tablas de representación cada entrada tiene un representante, un representado y una serie de códigos que definen la extensión de la representación y la frecuencia de las consultas referentes a las acciones descritas por el conjunto de códigos y a la relevancia de las mismas. Existe además tablas de consultas por cada tabla de representación y para cada aplicación externa en la que se almacenan los datos intermedios de las consultas durante el periodo de verificación, así como el historial de respuestas.

Evidentemente, cualquier sitio web de los que existen en la actualidad podría usar el apoyo de representantes.org para potenciar su actividad.

La uncia dificultad técnica que supone este sistema, a priori, es la de dar abasto una vez que se use de forma multitudinaria, pero de eso nos preocuparemos cuando sea necesario. Hasta entonces la primera versión de este sistema la podría desarrollar cualquier persona con cierta experiencia en programación y diseño de sistemas informáticos. No es nada difícil.

Pensando en el efecto que el desarrollo de Unicavox ha tenido en la política italiana, si su potencial se viese multiplicado mediante la representación piramidal, creo que el cambio de paradigma democrático podría estar muy cerca. ¿Conoces a alguien que pueda querer colaborar? Anímale a que se una al proyecto.

Salud, paz y democracia.

Topología de la opinión

Está claro que la base de la democracia es la capacidad de la mayoría para comunicarse consigo misma. Para ello tenemos que lograr que cada individuo sepa lo que opina el resto, o al menos, la mayoría. No basta que esas opiniones estén almacenadas en algún lugar, hace falta que la vastísima cantidad de información que se puede generar esté estructurada de forma accesible y comprensible.

He aquí un idea sobre la que construir un sistema que represente gráficamente nuestra opinión, no obstante, para que estemos de acuerdo en qué realmente nos representa, tú tienes que contribuir a construirlo, aunque sólo sea expresando tu conformidad o desconformidad. Sin ti no hay democracia. Si un millón de personas estuviese de acuerdo en que su opinión queda representada por este método, se sentirían unidas y poderosas al utilizarlo. Empecemos.

Cuando una persona expone una idea, al igual que en un chat, o en un foro, esta idea queda representada como un punto en la pantalla. El contenido, texto o voz de la idea, puede ser leído o escuchado seleccionando dicho punto.

Supongamos que otra persona lee esta idea y no está de acuerdo, quiere contestar, o matizar. Al introducirla en el sistema aparecerá otro punto en la pantalla, pero estos dos puntos estarán unidos por una línea.

          ImagenImagenImagen

Algunas personas entran en el sistema y quiere manifestar su apoyo a la primera idea, lo hacen con un simple “me gusta”, y la superficie del punto se multiplica para representar cuántas personas apoyan esta idea.

Topología 5 Cuando otros individuos quieren apoyar,  discrepar, matizar o comentar esta idea, otros puntos aparecen en la pantalla asociados por líneas a este grafo, el cual representa una conversación a múltiples bandas, y va evolucionando y haciéndose más complejo, reflejando siempre qué opiniones son mayoritarias y cuáles no.

Nuevos temas parecen como puntos separados del grafo, los cuales pueden quedar abandonados si nadie les presta atención, o pueden evolucionar y convertirse en nuevos grafos complejos que representen la preocupación de la sociedad por este o aquel tema. A medida que van creciendo, su presencia llamará la atención de los demás individuos que podrán opinar o no, dependiendo de cuanto les incumba el tema o la importancia que otorguen. La conversación grupal tendría un aspecto semejante a este.

Imagen

Ya antes de implementar el sistema está claro que hay problemas por resolver, pero no parece que no puedan ser resueltos. Los trataremos en los próximos posts. He aquí donde empezamos a construir un sistema de democracia total, acordando una método para organizar esa  gran conversación de la mayoría consigo misma. Esta primera gran conversación, en la que se establecerán las reglas del juego, en la que se decidirá la forma en que la propia conversación se articula poniendo en práctica todos los conceptos de democracia total, será el principio de una especie de constitución para un sistema totalmente democrático. Este pequeño sistema, que utilizaremos quizá las decenas de personas que leen este blog con regularidad, será el minúsculo cristal de democracia total que hará que la sociedad entera se convierta en un sólido bloque de humanos capaces de hablar todos con todos y decidir por mayoría lo que vale el dinero, lo que vale la libertad, lo que es la justicia y cómo quiere vivir su vida. Cada día falta menos.

Salud, paz y democracia.